Los síntomas más comunes de una mastitis

mastitis
La mastitis puede definirse como una inflamación de la glándula mamaria, que puede producirse por diferentes causas y en diferentes etapas de la vida de una mujer como es el caso de la lactancia. En este caso, se denomina mastitis postparto. Pero, ¿cómo saber si se padece? ¿Cuáles son los síntomas que deben alertarnos?

Las alertas

Los síntomas de la mastitis son comunes y, a veces, puede confundirse con otro tipo de patologías. De hecho, hay algunos síntomas que son fácilmente confundibles con los de una gripe o resfriado e, incluso, con dolores musculares. Un motivo por el que hay que estar especialmente atentos.

La mujer que tenga mastitis notará que tiene un malestar general en el cuerpo y un dolor generalizado, además de registrar también una temperatura alta, que puede superar los 38 grados centígrados.

Además de estos síntomas, hay otros indicadores que avisan de la mastitis como los escalofríos y el cansancio generalizado y prolongado. También se nota el seno más duro de lo habitual y más caliente.

mastitis
Los síntomas de la mastitis igualmente se observan en el aspecto exterior del seno. Uno de los que permiten detectarla de forma más fácil es la aparición de rojeces localizadas en una zona de la mama.

El seno también se nota más inflamado. Además, en el caso de la mastitis asociada a la lactancia, lo habitual es que se inflame un solo pecho. Es poco habitual que la inflamación se produzca en los dos con este tipo de mastitis.

Primeras señales

Estos síntomas no siempre comienzan al mismo tiempo. De hecho, es más común que aparezcan de forma progresiva. En primer lugar, se percibe el endurecimiento del seno tras el que se nota ya el dolor y el enrojecimiento de la zona.

Cuando ya está más avanzada e, incluso puede haber infección, es cuando se empiezan a notar la fiebre alta y los escalofríos y el resto de síntomas comentados anteriormente.

Sin embargo, no es recomendable esperar hasta notarlos todos para acudir al médico. Lo mejor es consultarlo cuanto antes, aunque no se tenga la certeza de que sea mastitis. Más vale prevenir y quedarse tranquila que lamentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *