Deportes permitidos durante el embarazo

deportes-embarazo
¿Estás embarazada? Pues debes saber que practicar deporte durante esta etapa de tu vida puede ser muy beneficioso para ti y para el bebé (te lo contamos en nuestro artículo “Los beneficios de hacer deporte durante el embarazo”), siempre y cuando no tengas problemas médicos graves y el embarazo no esté considerado de riesgo.

Aunque el ejercicio durante el embarazo es beneficioso, es importante que tengas en cuenta que hay algunos deportes que es mejor no realizar. Hoy en Rincón del Peque te hablamos sobre aquellos que sí están permitidos. ¿Te gustaría acompañarnos?

Natación

En primer lugar, queremos hablar de la natación y otros ejercicios que se realizan en el agua, ya que en este medio la futura mamá se siente ligera y relajada a pesar de la tripa. Así, como el cuerpo pesa menos puede hacer movimientos con menos esfuerzo que fuera del agua. Además, este tipo de ejercicios mejoran los músculos, la circulación y la respiración; disminuyen el dolor de la zona lumbar; relajan…

deportes-embarazo1

Caminar

Por supuesto, si estás embarazada también podrás caminar. De hecho, deberías andar entre 20 y 30 minutos al día. Esto te proporcionará numerosos beneficios: favorece la llega del bebé de manera natural, previene problemas circulatorios, ayuda a controlar el aumento de peso sin forzar el organismo…

Ciclismo

Como no podía ser de otra manera, también debemos hablar del ciclismo y, más concretamente de la bicicleta estática, de la que hablamos más detalladamente en nuestro artículo “Beneficios de la bicicleta estática durante el embarazo”.

Yoga

Por último, queremos hablar del yoga, uno de los deportes más beneficiosos, ya que ayuda a respirar correctamente y a mantener la musculatura fuerte. Además, reduce los síntomas depresivos durante la gestación, ayuda a prevenir dolores de espalda y trastornos como los vómitos y las hemorroides; contribuye a eliminar la sensación de fatiga; asegura una mayor oxigenación al feto… Y lo mismo ocurre con el pilates. Eso sí, en ambos casos hay que evitar posturas que presionen el vientre o que puedan hacer peligrar el equilibrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *