¿Es peligroso tener sexo durante el embarazo?

pareja
Uno de los temas que más preocupa durante el embarazado es el sexo. Y es que hay muchos miedos y mitos que todavía están presentes en la sociedad.

Hoy en Rincón del Peque no solo queremos dejar claro que la respuesta a la pregunta de si es peligroso tener sexo durante el embarazo es que no, sino que vamos a hablarte de los numerosos beneficios que pueden tener las prácticas sexuales tanto para la madre como para el bebé. ¿Te apetece acompañarnos?

Tener sexo durante el embarazo no es peligroso

En primer lugar, queremos dejar claro que tener sexo durante el embarazo no es nada peligroso, siempre y cuando tengas un embarazo que entre dentro de la normalidad. De hecho, se pueden mantener relaciones sexuales hasta que se rompa la bolsa de aguas. Si te preocupa hacerle daño al bebé, debes saber que en el cuello del útero hay una membrana mucosa que protege al pequeño. Tampoco son dañinas las contracciones que se producen tras el orgasmo ni el semen. Solo en algunas circunstancias el doctor puede recomendar no mantener sexo durante el embarazo.

pareja 2

Beneficios de para la madre

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, aunque durante el primer trimestre del embarazo el apetito sexual puede desaparecer, a partir del segundo aumenta y los síntomas típicos del embarazo remiten. Además, durante esta etapa la vagina está más lubricada y es más sensible, por lo que las relaciones son más placenteras. Por otro lado, hay que tener en cuenta que el sexo reduce el estrés que muchas veces sufren las embarazadas, además de mejorar la autoestima. Por último, hay que tener en cuenta que, de cara al parto, las relaciones sexuales son beneficiosas para preparar los músculos vaginales para la dilatación y las contracciones.

Beneficios para el bebé

Por supuesto, el sexo durante el embarazo también beneficia al bebé, ya que el balanceo que se produce durante el acto sexual y las contracciones del útero les resultan agradables. Además, gracias a la mayor irrigación sanguínea le llega más oxígeno y, tras el sexo, el pequeño se relaja, al igual que la madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *