Consejos para escoger la trona

trona
¿Tu hijo está a punto de cumplir el medio año? Pues debes saber que pronto dará un paso importante para su desarrollo: empezará a tener estabilidad y aprenderá a mantenerse sentado. Además, a partir de los seis meses los bebés comienzan a probar nuevos alimentos. Por tanto, es el momento adecuado para que empiece a utilizar la trona, un elemento muy útil, aunque no imprescindible.

Si todavía no cuentas con una trona en casa y tienes pensado ir a comprarla pronto, te recomendamos que no te pierdas nada de lo que te contamos a continuación, ya que hoy vamos a ofrecerte unos consejos la más de interesantes. ¿Te gustaría acompañarnos?

Una trona segura

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de comprar una trona es que ésta debe ser segura. En este sentido, es esencial que cuente con la etiqueta europea de homologación. Además, tal y como explican desde la Asociación Española de Pediatría (AEP), debe contar con un cinturón y con una correa de sujeción entre las piernas. Lo ideal, eso sí, es que tenga un cinturón de cinco puntos. Por otra parte, es recomendable que estas correas sean fáciles de utilizar.

trona1
La trona de tu bebé también será segura si es pesada y de base ancha, ya que será más difícil volcarla. En cuanto a la bandeja, debe fijarse sólidamente. Por otra parte, debes saber que si se trata de una trona plegable, debe contar con un dispositivo de bloqueo efectivo. Además, queremos recomendarte que evites las tronas con ruedas.

Una trona práctica

Más allá de ofrecer seguridad, la trona deberá ser práctica. Así, a la hora de comprarla te recomendamos que apuestes por una regulable, lo que significa que se adaptará a las necesidades de tu pequeño y a las mesas que tengas en casa. También es recomendable que su asiento sea reclinable, que sea fácil de limpiar, que sea cómoda para el bebé y que sea fácil de almacenar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *