¿Cómo es una cuna segura?

cuna-segura
¿Vas a tener un bebé? Pues independientemente de que durante los primeros meses de vida del pequeño duerma en tu dormitorio o en su propia habitación, necesitarás una cuna. Y aunque en el mercado las hay para todos los gustos, lo verdaderamente importante es que se trate de una pieza de mobiliario segura.

Para echarte una mano con la elección de la cuna, hoy vamos a contarte cómo debe ser este mueble para que podamos considerarlo completamente seguro para el bebé. ¿Te gustaría acompañarnos?

La cuna debe estar homologada

Lo primero que queremos comentar es que para que una cuna sea considerada 100% segura debe estar homologada. Por tanto, a la hora de comprar este mueble deberás cerciorarte de que cumple con la actual normativa. Si es así, la separación entre barrotes deberá ser de entre 4,5 y 6,6 centímetros para que la cabeza o las extremidades del pequeño no puedan quedar atrapadas. Por otro lado, deberás saber que el hueco que queda entre el colchón y los bordes no debe superar los 2 centímetros por cada lado.

cuna-segura1
Por supuesto, también es importante que la cuna tenga formas lisas o redondeadas. En cuanto a los materiales, no tendrán que ser tóxicos. Y si dispone de ruedas, éstas deberán poder bloquearse.

Colchón y almohada

La elección del colchón también es importante. Lo ideal es que éste sea duro, resistente y transpirable. En cuanto a las almohadas, es mejor evitarlas hasta los dos años. A partir de esa edad, la almohada deberá ser muy plana.

El lugar adecuado

Para que la cuna sea segura debe estar colocada en el lugar adecuado. Así, nunca deberás situarla cerca de fuentes de calor o frío excesivos ni bajo estantes, cuadros o lámparas. Además, tendrás que tener cuidado de no colocar cerca de la cuna objetos que puedan caerse sobre el bebé.

Artículo relacionado: Tipos de cunas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *