Cómo saber qué necesita un bebé cada vez que llora

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

causas-llanto
El llanto de los bebés es una de las cosas que más preocupa a los padres, sobre todo porque averiguar qué le ocurre al pequeño cada vez que llora es una tarea muy complicada. Si no se descubre la causa, no podrás aliviarlo, por lo que lo más probable es que el niño siga llorando.

Como sabemos lo importante que es saber identificar el llanto de un bebé, hoy queremos darte las claves para saber que necesita un bebé cada vez que llora. Y es que más allá del llanto, hay algunos signos que te pueden indicar qué le ocurre.

Las causas más comunes

En muchas ocasiones, los bebés lloran simplemente porque tienen hambre. Si es así, lo normal es que el pequeño se mueva de forma inquieta, vuelva la cabeza hacia la mano que le toca la mejilla, se lleve las manos a la boca o chasquee la boca. También es común que lloren cuando no pueden conciliar el sueño y cuando necesitan un cambio de pañal. En este último caso, te bastará con tocar el pañal u olerlo para saber si ésta es la causa.

causas-llanto1

Frío o calor

También puede ocurrir que tu hijo llore porque tiene frío o calor. Y es que los recién nacidos son muy sensibles a los cambios de temperatura. Si la zona de su cuello está fría o transpirada, es probable que la causa de su llanto sea esa.

Dolor o enfermedad

Por supuesto, los bebés también lloran cuando les duele algo o se encuentran mal. Por ejemplo, los cólicos, los gases y los dolores gastrointestinales son muy comunes. Si es el caso, se calmará si le das un masaje o le mueves las piernas como si montara en bicicleta. También puede que, tras mamar o tomar el biberón, necesite eructar. En este caso, tendrás que ponerlo en posición vertical y apoyártelo en el hombro.

causas-llanto2
Además, es muy común que los bebés lloren cuando les salen los dientes, algo que podrás comprobar echándole un vistazo al interior de su boca.

Otras causas

Tu bebé también puede llorar por otras causas como, por ejemplo, que necesite estar en brazos. Si al cogerlo se calma, probablemente ésta será la causa. Por otro lado, debes saber que algunos niños son muy sensibles a roces o presiones (etiquetas, texturas…). Si tu hijo llora y no sabes por qué, puedes comprobar si hay algo que le molesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *